Perdonar las infidelidades





La situación en sí genera opiniones divididas desde el inicio sobre qué acciones consideramos como infidelidades, podrían ser mensajes de coqueteo, salir con alguien que les atrae, un beso o ir más allá, además de la frecuencia o situación, es decir, fue solo una vez en una reunión o llevan tiempo estando juntos y nos hace sentir que la infidelidad se siente más como una segunda relación que involucra sentimientos y otras formas de compromiso emocional. A partir del conocimiento de la infidelidad muchas preguntas vendrán a nuestra mente:

¿Acaso fue mi culpa, no he dado todo de mí? ¿Fue una situación momentánea o están involucrados sentimientos reales por la otra persona? ¿Podré confiar de nuevo en mi pareja?

Vayamos paso a paso y primero tratemos de definir ¿Qué es perdonar? Del latín perdonare (per-completamente, donare, regalar) hace referencia a regalar completamente algo, en este caso, el olvido del acto o aceptación de las disculpas de la otra persona.

Esto quiere decir que al momento de perdonar una infidelidad se le está liberando de esa deuda que podría adquirir por haber traicionado la confianza dada y dejar la acción en el pasado.

Sin embargo, no podemos perder de vista que cuando sabemos sobre la infidelidad de nuestra pareja, nuestra relación cambiará drásticamente, las dudas, incertidumbres y culpas serán un elemento que se hará presente durante la crisis y posteriormente en la relación si se decide continuar con ella.

En ese momento solo habrá dos caminos, aceptar o no las disculpas y terminar la relación o perdonar la infidelidad y querer continuar con ella. Cualquiera que sea el caso es necesario dejar una cosa en claro:

Quien es responsable es aquel que cometió la infidelidad, no quien fue engañado.

Lo anterior es importante para no caer en situaciones donde se culpe, responsabilice o manipule a la persona que le fueron infiel y la situación se invierta y creer que fue justa o merecida aquella acción.

No perdonar la infidelidad

En el primer escenario, se podría perdonar la acción y no continuar con la relación, soltar y entender que quizás la infidelidad tuvo una gran carga emocional y lo mejor será no seguir con aquello que nos lastimó o que simplemente la confianza se quebrantó de una manera tan fuerte que difícilmente será reconstruida, sin embargo, no se le tiene rencor.

O, por el contrario, terminar y decidir no perdonar la traición, en este panorama, no se le regala o libera de la culpa de sus acciones y la otra persona deberá vivir con ello.

Como sea que suceda, terminar la relación es una decisión que nos puede brindar tranquilidad y evitar vivir con dudas e inseguridades.



Perdonar la infidelidad

El segundo escenario es un acto de comenzar de cero, como ya se mencionó antes, en esta situación, se tendrá que entender que la incertidumbre sobre si será infiel de nuevo será una sensación latente durante la nueva relación.

Y aquí se debe poner en juego saber si podemos dejar la acción en el pasado y no traerla al presente cada vez que algo nos haga sentir inseguros o estar señalando en cada discusión la falta de nuestra pareja.

Uno de los principales motivos para perdonar la infidelidad, además del amor que se siente por la otra persona, es el sentimiento de mantener lo que se ha construido a lo largo de la relación y el valor atribuido por ambos para intentar sobreponerse a la infidelidad, concebir que lo anterior fue un error que puede ser reparado y que ambos tienen el compromiso y la intención de trabajar en ello.

En este caso el compromiso debe refrendarse con acciones y cambios, hablar sobre lo que llevó a nuestra pareja a decidir ser infiel y sobrellevar de una forma emocionalmente madura las conversaciones incómodas, asumir responsabilidades y ser honestos, lo anterior es clave para ir aclarando el panorama sobre cómo mejorar, convivir y asimilar la infidelidad.

Cualquiera de los dos escenarios, nos exigirá un conocimiento emocional, basado en que podemos o no aceptar y cómo lidiar con ello, elegir lo que nos haga sentir que fue la mejor decisión para uno mismo y trabajar en la asimilación de esa decisión.

0 Comments

Consideraciones en el uso de cadenas





Los collares y cadenas han sido algunos de los adornos de joyería que más tiempo llevan siendo usados, pero ¿qué consideraciones o reglas deben ser tomadas en su uso? Al igual que el resto de las joyas, estos elementos tienen recomendaciones que van a hacer que su porte sea de elegancia.

Antes de entrar en este mundo de normas, las cadenas han sido símbolo de poder y suerte en diferentes culturas y este mensaje podía cambiar dependiendo del material del que estén hechas. Lo más común es el oro y la plata, dos de los metales preciosos por excelencia y que tienen un simbolismo diferente.

Por un lado, el oro es asociado con el sol, abundancia, poder, sabiduría, conocimiento y riqueza ideal, mientras que la plata se vincula al dinero, la grandeza, lujo, modernidad y valor material. Significados que, usados con la combinación correcta, mandan mensajes muy poderosos sobre la personalidad del usuario.

Menos, es más

Ahora bien, ya que hablamos de lo que significan estos materiales, empecemos con las recomendaciones que harán que tus cadenas realcen tu imagen, La primera consiste en uno de los pilares del minimalismo, “menos es más”, si bien durante la década de los 90 los raperos pusieron de moda las grandes cadenas, actualmente estos elementos ya no son bien vistos.

Las piezas sutiles y con acabados finos, son las que mandan mensajes de elegancia y buen gusto. Lo que nos lleva a la segunda parte de este pensamiento, la cantidad también es importante, no debes llenarte de muchos adornos, mantenlo simple y combinado, una cadena es más que suficiente para decorar tu vestimenta.



Por fuera o por dentro

Ya que has seleccionado la cadena que mejor le va a tu vestimenta, es momento de ver el diseño de la misma. Si se trata de una prenda sin cuello, como una sudadera, o una playera de cuello en v o redondo, la cadena puede ir por fuera de la ropa, haciendo lucir todo el diseño de sus eslabones. Sin embargo, si se usa una camisa o una playera tipo polo, la joyería debe ir por debajo de la ropa, sólo para dejar una pequeña impresión de su existencia.

Si te encuentras en este segundo caso, recuerda que dejar sin abrochar más de dos botones da una idea de mal gusto y si se trata de una ocasión en la que debes usar corbata, es mejor dejar la cadena en casa, ya que siempre estará cubierta por la ropa. En todo caso puedes utilizar un clip para cuello de camisa y corbata, que te dará un look clásico y elegante.

Siguiendo estos simples consejos te podemos garantizar que tu cadena va a lucir de la manera adecuada, realzando tu apariencia y buen gusto. Aunque como punto final recuerda siempre considerar los materiales con los que está hecha tu joyería, ya que algunos pueden causar reacciones alérgicas en la piel más sensible.

0 Comments

Proyecto con tu pareja





Uno de los aspectos que pocas veces es mencionado en la vida de pareja, es el proyecto de vida. Un plan en el que se ven representados todos los intereses, sueños, expectativas y metas, que comparten y quieren alcanzar juntos.

Este compromiso no se crea desde el inicio de la relación y muchas veces toma algo de tiempo en construirse, ya que es un paso que deben de dar, estando consientes que va a requerir toda una vida de trabajar juntos. Evidentemente esto cambia de relación en relación, ya que hay algunas que desde el inicio se ven caminando de la mano hasta el último de sus alientos.

De igual manera es un aspecto que fortalece la confianza y revitaliza las energías entre los dos, ya que darle ese lugar tan importante al otro, en los sueños de uno, tiene un gran peso. A la par conlleva una responsabilidad colosal, pues depende de ambos apoyar al otro para alcanzar sus metas individuales, ya que estas son pieza clave en la construcción del futuro en conjunto.

¿Cómo se construye?

La construcción de este proyecto de vida es muy peculiar, ya que, aunque buena parte se estructura mediante esas charlas espontáneas sobre el futuro, otro tanto se va generando sin un diálogo per se, las acciones de ambos y las decisiones que poco a poco van tomando, también aportan a este plan.

Una parte que es fundamental recalcar, es la de la comunicación, ya que aunque en principio, los intereses de ambos pueden estar relacionados, ya que es un factor determinante en la decisión de formar una pareja. No todos los puntos van a coincidir siempre, así como se verán alterados por las metas individuales, que son igual de importantes que su vida juntos, pues el desarrollo personal es lo que ayuda a mantener saludable a la relación.

Una vez que se conocen los sueños de ambos, es momento de fusionar los que comparten y acomodar en los que difieren, para así visualizar el mejor camino a seguir para alcanzar ese futuro deseado.



¿Puede cambiar?

Claramente, ni el plan ni el camino están hechos en piedra, por lo que puede verse alterado con el tiempo y el desarrollo de nuevos intereses. Lo importante ante estas alteraciones, sigue siendo el que los dos estén de acuerdo y tomen las medidas pertinentes para reajustar sus metas, sin perder el interés.

Como puedes ver, este proyecto de vida es justo lo que indica su nombre, un trabajo constante en el que se tiene un boceto y una meta que se quiere alcanzar. Sin embargo este boceto puede tener diferentes versiones, ya sea para llegar a la meta de una mejor manera o por las alteraciones del objetivo. Lo importante es que es una construcción que deben hacer los dos, quizá no siempre será una obra de 50-50, pero en todo momento debe de estar presente la dualidad, que conforma su relación.

0 Comments

Ideas para pedirle que sea tu pareja





La hora de la verdad, el momento ha llegado, llevas un par de semanas con tu pareja y es momento de hacerlo oficial, ser novios. Te estás preguntando en cómo pedirle, si hacer algo grande o minimalista, en público o en la intimidad, con discurso o sin discurso, regalos o simplemente tu presencia. En el blog del día de hoy te ayudaremos a tomar decisiones para pedirle que sea tu pareja.

Público o privado:

Primero debes determinar el lugar y la hora, con base a esto sabrás qué ruta tomar, si hacer algo público o en la intimidad. Está muy sonado lo de presión social, ojo con eso, nunca hay que aplicar ese recurso, a lo que nos referimos con lugar público es a elegir sabiamente un lugar especial para los dos.

Tal vez quieres pedirle que sea tu pareja en el lugar donde se conocieron, donde tuvieron su primera cita o compartieron algún momento especial y significativo para ambos. Esto no te libra para hacer lo que quieras sin su consentimiento o poniendo a la otra persona en una posición comprometedora, vaya, presión social.

Incluso se puede discutir esto previamente, hablar si quieren formalizar o no, ponerse de acuerdo y posterior a esto ya hacer una propuesta romántica, así no sería presión social ya que se habrían puesto de acuerdo con anterioridad.

Discurso o minimalista:

Tienes que preguntarte que tan bien se te da el habla, memorizar cosas, hablar en público o hablar desde el corazón. Dependiendo de tu pareja y de ti, claro está, esto puede o no ser necesario.

Tal vez no sea fan de los grandes discursos románticos que vemos en las películas, tal vez un par de palabras bonitas y honestas en la propuesta sean más que suficiente.

Todo depende de cada uno, pero si vas a decidir hablar, tu discurso tiene que ser directo, sin rodeos, breve. Porque por más cosas bonitas que tengas que decir, nadie va a querer aguantarse 20 minutos de discurso en una propuesta, así que no lo hagas muy largo.



¿Regalos?

Totalmente opcional pero muy bien recibido, obviamente.

Es un bonito gesto el llevarle los grandes clásicos, flores, chocolates, un collar, etc. Puedes ser más creativo y hacer algo personalizado también, algo hecho a la medida, justo para la relación y la otra persona.

Entre ustedes se conocen y saben que les gusta, al menos un detallito será siempre mejor que llegar con las manos vacías, pero esto ya es de cada quien.

Piénsenlo bien, ya que será un día a recordar durante toda la relación, el trabajo del que hace la propuesta es procurar que todo salga a la perfección, por más imposible que suene esto.

La mejor de las suertes, éxito en sus propuestas.

0 Comments

Consejos para afrontar los problemas en pareja





Una de las principales causas de terminar una relación es por las peleas constantes, si encontramos la mejor manera de lidiar con ellas nuestra relación será mucho más saludable y gozaremos de salud mental por más tiempo. Hablar es la clave de toda relación saludable, recuérdenlo muy bien.

#1:

Piensen antes de hablar.

Antes de iniciar una discusión o mientras la están teniendo, en el calor del momento a veces se nubla nuestro juicio y es difícil no actuar o decir cosas por impulsividad.

No vayan a decir algo de lo que se terminen arrepintiendo y que nada más lastime a la otra persona. No mientan, no enmascaren la verdad y la tuerzan a su favor, digan las cosas como son.

Si bien y puede que estén teniendo una pelea, el objetivo no es dañar a la otra persona, uno siempre va a querer ganar la discusión, pero esto tiene que ser siempre evitando dañar al otro.

Recuerden con quien están hablando, la situación en la que se encuentren. Tomen momentos para respirar y pensar. Intenten tranquilizarse o contenerse.

#2:

No asuman las cosas.

Hablen, pregunten, no se guarden nada. Si algo les genere inseguridad, duda, celos o simple curiosidad, pregúntelo. Tal vez piensan que pueden vivir con ello, sin averiguar de qué se trata, pero el pensamiento habitará en su cabeza y luego en alguna discusión pueden recordarlo.

Nunca es bueno arrastrar las cosas, mencionar algo que sucedió hace meses que nunca dijiste lo previamente mencionado, o decir algo que ya se había superado en su momento. Perdonar y superar es clave.

#3:

No lleven la cuenta.

Al principio puede parecer un recurso muy útil, contar las veces que uno hace algo por el otro, que cede a algo por el otro, que sacrifica algo, etc. Para después andar diciéndoselo a la otra persona y “forzándolo” ahora a hacer algo.

Mucho menos si se trata de regalos o salidas, así no funcionan las relaciones, si tienes que sacrificar tanto al ir a lugares o dar cosas, tal vez no estás con tu pareja ideal y sea mejor replantear toda la relación.

#4

No tomen las decisiones por su cuenta.

Si son temas de pareja y háblenlo entre los dos, nunca tomen las decisiones por sí solos. Una relación saludable y que busca prosperar nunca debe ser unilateral, no puede uno ir por la vida aceptando las cosas que la otra manda.

Como con todos los consejos, háblenlo, resuélvanlo y tomen la decisión entre los dos.



#5

Eviten pelear.

Una relación puede brillar por su imperfección. Somos seres humanos, nadie es perfecto pero aun así a nuestros ojos nuestra pareja lo es. Solo recuerden que es perfectamente imperfecta, que todos nos equivocamos y cometemos errores.

Siempre habrá peleas, por más que intenten evitarse, las mejores parejas las tienen. Pero lo que la diferencia del resto es su habilidad para resolverlas, ya sea por lo rápido o por el poco impacto que tiene a futuro en la relación.

Esperamos que estos consejos les hayan sido de utilidad. Recuerden respirar y pensar las cosas con claridad.

0 Comments

Aspectos que no debes de perder en tu relacion





El amor, uno de los grandes misterios de la vida y que sin importar cuantos años corran, permanecerá inexpugnable. Una fuerza de la naturaleza que nos impulsa a cometer las más grandes proezas o las mayores imprudencias.

Seguramente te has encontrado a una pareja que parece conocerse de toda la vida, o a la que sin importar cuantos años pasen, sus sentimientos en vez de disminuir, se ven aumentados. Estas relaciones son las que cumplen el “hasta que la muerte nos separe” y mayor intriga y curiosidad causan a los demás.

Para muchos lograr este hito, ha de ser casi una situación de cuento de hadas, algo tan irreal que, a pesar de verlo en sus conocidos, cree que no es para uno. Pues bien, efectivamente es algo difícil de lograr, por la constancia que se requiere, sin embargo, los pasos no son nada del otro mundo.

Recuerda fechas importantes

Quizá una de las actitudes fundamentales para una pareja, recae en recordar fechas simbólicas para ambos. Esto no es exclusivo para aniversarios, puede ser en sí cualquier evento que los haya marcado, un viaje, una salida especial, una graduación o un sinfín de situaciones que han dado forma a su relación.

Tampoco es necesario hacer una gran fiesta o comprar un regalo para celebrar, pero con tenerlo presente, hará que ese día tenga un valor especial. Y ojo, los recordatorios en calendarios y celulares no están mal y tampoco es hacer trampa, la memoria humana no es perfecta y vivimos tantas cosas a diario, que a veces puede fallar.

Como el primer día

Hablando de recuerdos, ¿aún tienes presente ese primer beso? ¿Aquella ocasión en que bailaron por primera vez? ¿Los nervios de la primera cita? El inicio de una relación, generalmente, es cuando se experimentan las sensaciones más fuertes y naturales, la luna de miel del enamoramiento. Cuando todo es color de rosa y la miel abunda entre los enamorados, pero ¿por qué debe de ser diferente el resto del tiempo?

Aquí es donde la constancia complica los pasos, uno debe de mantener el mismo fervor del primer beso, con la pericia del millonésimo y así en todo lo que hagan. Mantener viva esa flama de las primeras experiencias, donde el camino era territorio desconocido y no existía una rutina.

Una manera simple de mantener esta vivacidad, se puede encontrar al visitar con frecuencia los lugares que les han dejado las mejores citas, caminar la ruta de sus primeros paseos, volver a viajar a destinos que les gustaron y verlos cambiar, así como todos esos lugares, los observarán a ustedes.

No dejar morir esas actividades coquetas con las que capturaron el corazón del otro y que, con la constante repetición, logrará enamorar una y otra vez a ese ser. A quién no le gusta recibir un ramo de rosas sin explicación aparente, o encontrar una carta de amor bajo la almohada, son cosas que, aunque parecen absurdas, rejuvenecen increíblemente una relación.



Nunca dejen de hablar

Otra cosa que los mantendrá a flote es el diálogo, ya que es una realidad que de la misma manera en que tendrán días soleados, también se enfrentarán a muchas tormentas. Hablen las cosas, estén para el otro y salgan adelante juntos, ya que el problema de uno, es un problema de ambos.

Si discuten, no lo dejen pasar o “sanar con el tiempo” ya que eso sólo dejará asperezas que apagarán su magia. No es fácil admitir el error y mucho menos escuchar con los pensamientos en llamas, pero la mayoría de las discusiones, se pueden resolver y evitar, con una charla profunda y en la que se busque dar solución y no colocar parches temporales.

Como puedes ver, son muchos los pequeños pasos para lograr que una vida de pareja sobreviva “hasta que la muerte los separe”, pero si la relación se construye sobre una piedra sólida, de emociones reales, las tormentas azotarán, los días soleados calentarán y ustedes seguirán fuertes, como cuando decidieron emprender ese viaje juntos.

0 Comments

El amor es como las plantas, si no se riega, se seca





Hay muchas analogías sobre el amor, sin embargo, una de las más ciertas es la que lo compara con las plantas. Existen las que resisten mucho tiempo, con pocos cuidados o las que al primer descuido desfallecen, pero todas tienen algo en común, deben ser regadas y cuidadas de una manera específica.

Así es la vida de pareja, única y con cuidados específicos, están las independientes y que no requieren de grandes expresiones de afecto, para conocer lo que el otro siente. Pero también se pueden encontrar las que, con pocas horas de no estar juntos, demuestran su nostalgia.

Cada dupla de amantes es diferente y ahí la importancia de conocer a tu compañero de vida a la perfección, para no marchitar el vínculo que los hizo ser. Entender lo que le gusta, su forma de expresar las cosas, la manera de calmar las tormentas que lo azoten y el apoyo para que se vuelva a levantar ante el fracaso.

El secreto está en los detalles

Ser detallista, ya sea en pequeña escala, con un simple beso de buenos días, o una comida especial de vez en cuando. O en una escala más amplia, pero quizá menos frecuente, con algún viaje o un regalo sin motivo alguno.

Si están chapados a la antigua, escribirse cartas, aunque vivan en el mismo espacio, tomar largos paseos sin rumbo alguno y dejar que la vida dicte el plan de la velada. Dedicarse canciones por el mero hecho de recordar al otro con esa melodía o mandar un mensaje de texto sólo para recordarle que le amas. El secreto está en plasmar esa sensación de alegría y goce, que te hace sentir la otra persona en los pequeños detalles de la vida, esos que pasan casi desapercibidos, pero que ante el ojo clínico, llenan de magia el alma. Las opciones son infinitas, pero a su vez deben ser las que sean del gusto del ser que amas, para conseguir que su respuesta sea siempre la más sincera.



Regar de más, ahoga

Sin embargo, así como demostrar afecto es de vital importancia, hacerlo de una forma exagerada y en cada momento y aspecto de la vida, va a ahogar su relación. Los va a llevar al hastío, al cansancio o incluso a una sensación de fracaso, si en algún momento no pueden mantener el ritmo de los regalos o las expresiones de afecto.

Al igual que todo en este mundo, el sentimiento debe de tener una medida justa, ni poco para caer en el desinterés, ni mucho para colapsar hostigado. Y volvemos al punto de partida, la importancia de conocer a tu pareja y conocerse como pareja, entender su funcionamiento y necesidades particulares.

Porque al igual que en los invernaderos, no se puede tratar de la misma manera a las cactáceas, que pueden soportar el clima inclemente del desierto y que necesitan pocas atenciones, para crecer espectacularmente. Que a una orquídea, que requiere de sustratos especiales, riego calendarizado y cualidades atmosféricas precisas, para simplemente mantenerse viva.

Al final del día, cada relación es un jardín que puede ser de la misma especie o variado, pero que depende de la atención adecuada para ver florecer, a más de una generación de nuevos brotes.

0 Comments

Amor a primera vista





Puede que seas un romántico empedernido o un realista cínico, puede que creas en el amor a primera vista o no, pero cuando te llega te llega, no importa tus creencias, situación, fecha u hora.

Se siente:

Por algo se le dice amor a primera vista, uno lo sabe cuándo le llega, ya sea por experiencia de primera mano o de tercera. Pero uno se siente diferente, es algo que se nota instantáneamente.

Algunos se ponen rojos o extremadamente nerviosos, otros tartamudean, algunos sienten las llamadas mariposas en el estómago. Puede ser que no pares de sonreír o te rías casi que involuntariamente por cualquier comentario que asemeje a un chiste.

Dependiendo del tipo de persona tal vez ni siquiera puedas realizar o mantener contacto visual, posar tus ojos en los del otro puede ser una actividad desafiante por muchas razones realmente.

Puede ser que te pierdas en su mirada y no sepas qué contestar, que te embobes tanto en sus ojos que pierdas el hilo de las conversaciones o también claro está, puede ser que encuentres la mirada encantadoramente intimidante, seductora y no soportes mucho ese tipo de contacto visual.

El amor:

Sea cual sea el tipo de reacción, lo sabrás cuando lo sientas, será distinto, especial, único. Sin embargo, ¿cómo saber si es amor a primera vista o pura atracción física o sexual?

Ahí está el detalle. Porque a lo largo de nuestra vida estamos destinados a encontrarnos con todo tipo de personas, altos o bajos, delgados o anchos, etc. Independientemente de si son considerados atractivos o no bajo los estándares de belleza preestablecidos mundialmente. Si nos gustan nos gustan, cada uno de nosotros tenemos nuestro estilo en particular.

Entonces, ¿cómo nos aseguramos de que es amor a primera vista o no atracción?

Fácil (va ligado al punto anterior), es distinto. Se siente, así tal cual, como lo describimos aquí hace algunos renglones. Lo sabrás cuando se presente el caso, sea tu primera vez experimentándolo o la segunda o tercera.

Es más que una persona bonita para ti y lo sabes.

Química. El otro aspecto sumamente importante, se siente inmediatamente la química que poseen entre ambos. Las pláticas entre ustedes no paran o se desarrollan tan orgánicamente. Si llegan tan solo a rozar manos el uno con el otro se siente como si electricidad cruzara por sus cuerpos.

La vibra o energía cuando están juntos en el mismo cuarto o área cambia por completo de manera positiva, etc., etc.



Y no hay escapatoria:

Simplemente no hay vuelta atrás, si eres uno de los afortunados en experimentar estas sensaciones, felicidades y mucha suerte.

Porque el amor a primera vista no es garantía de tu alma gemela, no es para siempre, no es una obligación, no está destinado a ser.

Como toda buena relación se tiene que trabajar día a día, cuidar y mejorar también. Es hermoso experimentar todo esto, más si es la primera vez, pero ten cuidado, no te obsesiones o aceptes cosas que no para conservar a ese “amor a primera vista”.

Siempre piensa en ti antes, ama a la otra persona, pero nunca más que a ti mismo.

0 Comments
Phone TOLL FREE: +52-55-5512-1400
Phone TOLL FREE: +52-55-5512-1400