Protocolo nupcial



Como bien lo sabemos, dentro de las bodas existen una gran cantidad de protocolos, tradiciones y rituales, para hacer que el matrimonio sea exitoso. Desde los que indican que la novia debe portar una serie de objetos, que le traerán buena fortuna, hasta del que hablaremos hoy. Salvo en contadas ocasiones, la novia suele entrar por el lado izquierdo del altar y esto se remonta al siglo XVI. Cuando las bodas solían ser arregladas entre familias y las que no lo eren, tenían una amplia posibilidad de no ser aceptada por alguna persona. En esos tiempos era usual que la futura esposa fuera secuestrada o que la ceremonia se viera interrumpida por un ataque, para recuperar a la mujer. Debido a estas situaciones el novio portaba una espada con la que defendería a la novia, por lo que necesitaba tener libre la mano derecha. De igual manera por la naturaleza de la época, portar un arma blanca y saber usarla, no estaba mal visto. Siendo un extra el que el novio defendiera exitosamente a la mujer, con la que contraería nupcias. Ya que demostraba ser un buen protector para la familia, a la par de un diestro espadachín. El apoyo de los padrinos Aunque este trabajo no recaía exclusivamente en el novio, ya que, si la irrupción era por parte de varios intrusos, los padrinos debían entrar en acción y apoyar en la defensa. Por este motivo, estos personajes no sólo eran seleccionados por la cercanía y lealtad al novio, sino también por su habilidad en esgrima y combate. Con el paso de los años, estos ataques se vieron extintos, sin embargo, la tradición de que la novia se mantuviera del lado izquierdo del altar se mantuvo, ya que pocos conocen o recuerdan el origen de esta práctica nupcial.



En la actualidad este protocolo ayuda al acomodo de los invitados, donde se pueden dividir entre los del novio y los de la novia. Siempre respetando las primeras filas para los más allegados de la pareja, así como los que formaron parte de la corte nupcial. Sin embargo, como todo en esta vida, no es algo que esté escrito en piedra y se deba cumplir en todas las ocasiones. La disposición y entrada de los novios siempre se va a regir por las preferencias de los mismos, así como de la temática en la que gire su ceremonia. Ahora que ya conocen el origen de esta costumbre, pueden decidir si van a perpetuarla, con el secreto significado de la protección del novio ante cualquier adversidad. O la modifican confiando íntegramente que a su unión no se le opone nadie.

0 Comments
Phone TOLL FREE: TEL:(55) 5512-1400

© 2009-2015, All rights reserved by Amore-Mio.com