Vida eterna para tus anillos de compromiso y matrimonio





No importa que tan duro sea el diamante o que tan brillante sea el oro, el paso del tiempo es inevitable. Es por eso que hoy te compartimos algunas medidas para garantizar que tus anillos de compromiso y matrimonio, se mantengan como el día que se estrenaron.

Es una realidad que a pesar de que estas piezas de joyería cuenten con algunos de los materiales más resistentes, dañarlos resulta muy fácil. Por eso se debe de dar mantenimiento y limpieza regular a tus joyas, misma que dependerá de los materiales de las que estén hechas. Debido a su popularidad, los tips que daremos serán principalmente para oro y diamantes.

Acciones del día a día

Antes de entrar a los procedimientos de limpieza y mantenimientos rutinarios, el primer consejo para alargar la vida de tus anillos recae en algunas acciones del actuar cotidiano. Muchas veces por la emoción que implica portar estos anillos, o por el simbolismo que cargan, es poco frecuente que abandonen el dedo que los porta.

Sin embargo, la mayoría de las actividades manuales, que se llevan a cabo de manera regular, pueden ocasionar daños a los anillos. Ya sea debido al polvo y suciedad de una limpieza de casa, o la misma acidez del sudor, las piezas pueden perder su brillo y coloración.

El contacto con los minerales que contiene el agua de la ducha o el cloro de la piscina, pueden afectar directamente al oro, provocando que no sólo se vea opaco, también con zonas decoloradas. Aparte de la mineralidad del agua, los químicos de los jabones y limpiadores corporales pueden dejar residuos difíciles de limpiar en las ranuras del anillo.

Por si fueran pocos los agravantes químicos, el daño a la piedra preciosa por un mal golpe puede ser letal para la misma. Aunque se escuche contradictoria una preocupación por la resistencia del diamante, es cierto que un golpe en la posición indicada puede ocasionar fracturas profundas en el mineral.

Por estos factores es que se recomienda no usar los anillos en situaciones que involucran las manos o en presencia de químicos. Quitarte el anillo para estas tareas no es una señal de desinterés, al contrario, es una mediada de cuidado y protección para ese símbolo de amor eterno.

Guardado adecuado

De la misma manera en que las acciones cotidianas pueden dañar tu joyería, no guardarla de la manera correcta puede traer las mismas consecuencias. Lo ideal es que cada que el anillo no esté en la mano de su portador, esté guardado en la caja en la que lo entregaron.

Esto se debe a que su caja está cubierta por un forro suave, que evita las ralladuras y el contacto con el polvo. De la misma manera lo protege ante las caídas, por mascotas juguetonas o que en un descuido se caiga de su sitio y sea una odisea encontrarlo.

Si se prefiere usar un joyero grande para que todas las alhajas estén en un solo punto, este debe contar con el mismo espacio suave. Ya que el contacto entre varias piezas ocasionará fricción, que resultará en rallones.



Limpieza y mantenimiento

Como último punto para darle una vida eterna a tus anillos, estos deben ser limpiados, pulidos y llevados a mantenimiento de manera periódica. En cuanto a la limpieza, esta se puede realizar con agua tibia y una pequeña cantidad de jabón disuelto. El anillo debe reposar por unos 15-20 minutos, para posteriormente ser limpiado el diamante con un cepillo de dientes suave.

El oro no debe ser tallado por ningún motivo, ya que puede ocasionar micro ralladuras. Para secar la pieza se debe usar un pañuelo suave, nunca microfibra, ya que puede dejar pelusas atoradas.

Para pulirlo basta con darle una pequeña limpieza con un paño para lentes o un cepillo de maquillaje suave. Mientras se frota suavemente, se eliminarán la mayoría de residuos de polvo en la pieza, así como aumentará el brillo de la misma.

Tanto la limpieza como la pulida se pueden hacer una vez por semana, sin embargo, se recomienda que se lleve con un joyero profesional, de una a dos veces por año. Ya que en las manos correctas se pueden reparar los pequeños rallones y desperfectos, que trae consigo el uso diario.

Siguiendo estos simples pasos para el cuidado, limpieza y mantenimiento de tus anillos de matrimonio y compromiso, garantizas una larga vida para estas joyas. La dedicación que le tienes a tu relación, es la misma que debes aplicar en el cuidado de tu joyería.

0 Comments
Phone TOLL FREE: TEL:(55) 5512-1400

© 2009-2015, All rights reserved by Amore-Mio.com