Eligiendo dónde vamos a vivir…

Es bien sabido que cuando una relación funciona, es normal que al cabo de un tiempo ambos decidan que quieren pasar más tiempo juntos, hasta desencadenar en que esto implique comprometerse en matrimonio y compartir el hogar. El hecho de irte a vivir con la persona que amas puede ser de lo más especial, sin embargo también será normal que te asalten muchas dudas e inquietudes, debido a que éste paso será un parteaguas en su relación, y aunque todo parezca miel sobre hojuelas sin duda habrá aspectos en los que hay que estar atentos y tomar en cuenta con mucha atención. Aunque conocemos que la convivencia es la mejor manera para terminar de conocer bien a alguien no quiere decir que sea una tarea fácil, ya que ese es precisamente el momento en el que cada uno se muestra realmente como es, lo cual, por supuesto, es una oportunidad maravillosa de empezar a hacer uso de todas aquellas herramientas que cada uno posee para fortalecer e impulsar ese amor.

En cuanto al tema de compartir un hogar en común, es importante que ambos tengan algunos puntos estratégicos muy claros antes de tomar esa determinación.  Por supuesto tu pareja te quiere por cómo eres tú y tu a el o ella de igual manera, pero el vivir juntos hará que compartan muchas mas cosas de lo que han compartido hasta el día de hoy, motivo por el que deberán ser conscientes, de aquellas pequeñas cosas que pueden hacer el uno por el otro para que su relación no se vea afectada por la convivencia, sino más bien al contrario, que el hecho de haber dado un paso más y vivir en el mismo lugar, sea la manera perfecta para consolidar el amor durante muchos años.

Pues bien, además de todos los cambios que implica en el día a día, en los que obviamente la comunicación juega un papel primordial, el primer reto consistirá en elegir ese depa o casa de sus sueños, al menos aquel primero en el que se comenzará a vivir su historia de amor de manera diferente.

¿COMPRAR O ALQUILAR?

Es muy probable que ésta sea la primera pregunta que se hagan a la hora de decidir ir a vivir juntos. Dependiendo de su situación económica o laboral, deben pensar en si lo que quieren es alquilar o bien comprar su propio espacio. Sea como sea, deben de tener en cuenta las ventajas y los inconvenientes de ambas opciones.

En el caso de que no tengan aún un trabajo estable y unos ingresos regulares quizás no será buena idea comprometerse en una hipoteca para comprar una casa. Por supuesto deberán consultarlo e informarse  con las personas adecuadas y tomar la decisión que ambos crean sea la más idónea, pero comprar siempre tiene su riesgo, y es un compromiso que se adquiere a muy largo plazo, algo que no deberá preocuparles si alquilan, ya que en todo momento es mucho mas fácil poder dejar el depa o la casa, aún antes de terminar el contrato, cumpliendo probablemente alguna pequeña penalización.

LA PAREJA TIENE QUE ESTAR DE ACUERDO

Puede que a la hora de elegir dónde vivir no encuentren en primera instancia un acuerdo. Es normal que cada uno tenga preferencia por una zona u otra, ya que depende de dónde hayan vivido o si prefieren más alguna zona del pueblo o de la ciudad. No obstante, enfóquense en buscar un lugar en el cual ambos se sientan a gusto. Recuerden que se está iniciando la que puede ser la etapa más feliz de sus vidas y el objetivo es que sea lo mas feliz y positiva posible. Y lograr ese objetivo tiene que ser algo que hagan juntos, se requiere un esfuerzo conjunto.

Siendo así, dediquen todo el tiempo que crean necesario para buscar el lugar más adecuado y hagan todas las visitas necesarias. Aunque pueda parecer para algunos una tarea muy aburrida, mientras mas lugares hayan visto mas elementos tendrán para darse una idea de los precios y disponibilidad, lo que les permitirá escoger aquella que se adapte mejor a sus gustos y necesidades.

No solamente la colonia o fraccionamiento será importante, sino que tenga buenas vías de comunicación y adaptadas a sus necesidades para que puedan moverse libremente por la ciudad ya sea mediante el transporte público o en el auto. Observen también el tener a la mano todas aquellas tiendas y/o servicios que consideren necesarios cerca de casa, ya que si toman la costumbre de hacer las compras después de ir a trabajar, probablemente necesiten un súper cerca de casa, por ejemplo.

Llegar a un acuerdo en todas éstas pequeñas cosas quizás no sea tan fácil como puede parecer a simple vista, pero dedicándole tiempo a la tarea de buscar una casa o departamento adecuado, y sin olvidar conversar sobre sus gustos y necesidades pueden llegar a conocer qué es lo que realmente ambos quieren y encontrarlo rápidamente, con suerte y dedicación.

LLEGA  LA HORA DE CONVIVIR 

Quizás creas que conoces muy bien a tu pareja. Sin embargo, no será hasta que no se vayan a vivir juntos y pasen 24 horas en el mismo lugar, cuando terminarás de conocerla. El día a día será el que les permita darse cuenta de todas aquellas facetas que constituyen a su pareja, es decir, sus gustos y sus manías, pero también sus costumbres y su educación.

Por eso, es esencial que desde el primer día, establezcan acuerdos que les permitan tener ciertas reglas, como por ejemplo repartirse las tareas de casa y dejen claro también lo que para cada uno son puntos básicos y esenciales de la convivencia. De lo contrario, puede que uno de los dos se canse de hacerlo o soportarlo todo y esto pueda generar futuras discusiones, lo que muy posiblemente pueda afectar a su amor y a su relación. Sin embargo, no deben preocuparse, todos estos cambios son los mejores ingredientes que le dan sabor al emocionante reto que significa la vida en pareja, y salir bien librado de él, es siempre posible si ambos ponen su parte para adaptarse el uno al otro y hacer todo lo posible para que la convivencia sea placentera y feliz para los dos.

 

Y no olviden que para dar un significado a cada momento, ya sea el del compromiso de trabajar por su amor o bien el del matrimonio, en Amore Mío contamos con una gran variedad de anillos de compromiso con diamantes espléndidos y algunas otras piedras preciosas de lindos colores, así como una gran variedad de argollas o alianzas, con diseños clásicos y sobrios o modernistas espectaculares para adaptarse a cualquier gusto y personalidad. Recuerda que los símbolos que podemos ver, nos recuerdan y estimulan a continuar imprimiendo entusiasmo y esfuerzo, a cada momento que va conformando el proyecto de vida en común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *