Las uñas perfectas para enmarcar el anillo

El cómo lucen las uñas de una mujer es todo un tema. Desde la antigüedad ya se usaban las uñas pintadas, pero con un sentido de la vanidad diferente al moderno, pues aprovechaban esto para marcar las diferencias sociales. Los poderosos usaban colores oscuros, y los pobres y esclavos colores pasteles.

Dicen que Cleopatra se pintaba las uñas de terracota y utilizaba para ello la henna, una planta cuyas hojas contiene un tinte rojo-anaranjado que sirve también parateñir la ropa y el pelo. Asimismo, en la Antigua China se pintaban las uñas para marcar distancias sociales, incluso los Mandarines solían dejarse crecer las uñas para denotar que no hacían trabajos pesados ni manuales, y las coloreaban de oro o de plata. Detalle curioso, ambos sexos tenían estas costumbres, así que por aquel entonces era normal ver a un hombre con las uñas pintadas.

Hoy día, de igual modo, las uñas pueden decir mucho de una persona. Estatus social, labores que realiza, nivel de pulcritud, hasta ciertos detalles de la forma de pensar. Por ejemplo ¿qué piensas cuando ve unas manos de mujer con las uñas mordidas? Que se trata de una persona nerviosa o ansiosa… por otro lado ¿qué opinas de unas uñas larguísimas y llenas brillos, colores y dibujos? Una mujer que no hace nada en su casa, extravagante, extrovertida… Pero lejos de los estereotipos, que nunca tienen LA VERDAD, es interesante revisar el papel de la presentación de las uñas en la vida diaria.

Para las que no se sienten orgullosas de sus uñas, las que no se conforman con las que tienen, o las que las prefieren más fuertes, existe desde hace unos años la opción de las uñas acrílicas. Esto se le ocurrió a un dentista chino que usó polímero dental para ello, y luego los norteamericanos, famosos por sus innovaciones y perfeccionamientos de productos, crearon un modelo más resistente. Ya desde los años setenta se pusieron de moda las primeras versiones, y hoy por hoy su uso es más común en Latino-américa, el Caribe y Estados Unidos.

La verdad es que hay uñas que te hacen abrir la boca y guardar silencio por varios segundos. En la calle se pueden ver mujeres que las tienen tan largas que han de marcar las teclas del celular con la yema de los dedos pues con la punta ya no pueden. Otras parecen meras obras de arte con dibujos a relieve, colores exaltados y mucho brillo.

Una vez leí una frase cuya autoría es de un diseñador que dice: “Una mujer elegante se para frente al espejo para preguntarse qué le sobra, no qué le falta”. La interpretación queda de tarea según el criterio de cada quién.

Las uñas reflejan la personalidad de una mujer.  Si no eres partidaria de las uñas postizas, puedes decorar tus uñas naturales de la forma sencilla o sofisticada que vaya con tu forma de ser. Lo que si no debemos olvidar es que el cómo luzcan tus uñas es toda su responsabilidad, solo se fiel a sus preferencias, y recuerda que ellas también dicen algo de ti y lo más importante, cuando el anillo de compromiso es el centro de atención de propios y extraños ¡inevitablemente las uñas serán observadas!


Así que tú decide…

¿Cómo lucirán tus manos al portar un anillo de compromiso de Amore Mio?