Lo que debes saber antes de elegir tu diamante

Los diamantes siempre serán el complemento perfecto para cualquier persona con excelente gusto. No hay quien se resista a la inmensidad de un diamante brillante y hermoso.

Un diamante representa la eternidad, literalmente viene del latín diamas que procede a su vez del griego adámas que significa invencible, y sí, más allá del significado etimológico de la palabra y la dureza de la piedra, éste representa algo inquebrantable, una unión infinita.

Sabemos que elegir el diamante perfecto puede causarte algunos problemas, sobre todo si tenemos en cuenta que la belleza de cualquier diamante nos puede cautivar tanto que olvidemos algunos detalles importantes a tomar en cuenta al momento de elegirlo. Es por eso que el equipo de Amore Mio! se dio a la tarea de compartirte algunos tips para que conozcas mejor lo que compras y te sientas un poco más tranquilo. No olvides que también podemos auxiliarte en cualquier duda que tengas al momento de tu adquisición ¡No estás solo!

Tamaño. Lo impresionante de un diamante tendrá mucho que ver con el tamaño, por eso es importante conocer y tener referencias de los tamaños a conciderar. La palabra quilate se refiere al peso y se abrevia con las letras ct.  Un quilate equivale a 200 miligramos de peso y se divide en 100 puntos por cada quilate; tal como los centavos de un dólar: 0.75ct = 75 puntos.

Corte. Dos diamantes con el mismo peso pueden lucir muy diferentes dependiendo del corte, por eso es importante conocerlo para no caer en complicaciones. La clasificación para definir los cortes será desde excelente hasta deficiente y dependerá de la simetría, las proporciones y el pulido. Un diamante que posee estas características refleja la luz de una faceta a otra (tal como lo haría un espejo) y la dispersa en la superficie.

Color. Todos queremos un diamante de película: nos lo imaginamos transparente, totalmente incoloro y perfecto. Sin embargo la mayoría de los diamantes que existen no poseen esta característica en su totalidad.

La escala de colores que nos proporciona Gemological Institute of America (GIA)comprende desde la letra D (sin color, el más blanco posible) hasta la Z (amarillo claro o marrón). A su vez, se divide en cinco grupos: incoloro, casi incoloro, amarillo pálido, amarillo muy claro y amarillo claro).

Pureza. Podemos entender que un diamante puede contener algunas inclusiones en su interior (o exterior), debido a las condiciones a las que es sometido para su manipulación y que pueden llegar a romper la simetría o perjudicar el aspecto general. No es posible determinar con exactitud el grado de pureza, sin embargo en Amore Mio! contamos con expertos que, a pesar del riguroso proceso de determinación, te otorgan una clasificación casi exacta del diamante. La escala de pureza que nos proporciona GIA, incluye varios grados de pureza: Flawless que es un diamante prácticamente sin inclusiones; VVS los cuales son clasificados con “muy, muy pequeñas imperfecciones”; los VS mismos que poseerán muy pequeñas imperfecciones; y SI, que tendrán pequeñas imperfecciones. Un diamante recomendable, sería aquél en el que sus imperfecciones no sean notorias a simple vista e incluso parezcan casi invisibles con una lupa de 10 aumentos. Por supuesto que el valor del diamante será proporcional al grado alto de pureza.

Toma en cuenta estos cuatro puntos importantes a la hora de elegir el diamante soñado y no olvides que en Amore Mio! nuestros asesores resolverán todas tus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *