¿Una boda express? Aquí te decimos cómo

Si tú y tu pareja han decidido casarse, seguramente han pensado que deberán dedicar mucho tiempo a organizar el enlace, que tienen que reservar y organizar muchas cosas con varios meses de anticipación. Por supuesto es una opción que siguen muchas parejas, pero no es la única. Si no disponen de tanto tiempo, o simplemente no les interesa planificarlo todo con un año de antelación, no se preocupen, una excelente opción es organizar una boda express y ello no debería representar un problema, ya que la celebración de igual manera puede ser bien planeada y muy significativa.

Claro que la organización de la boda consta de varios factores, pero siendo que la mayor parte de ellos son decisión tuya y de tu pareja, no tendrán porque complicarse tanto. Si tienen la intención de casarse rápidamente sin tener que planificar mil y un detalles, es posible, sólo hace falta ser consciente del tiempo que se tiene y con una buena planeación efectiva, todo marchará viento en popa.

PLANEANDO UNA BODA EN UN PAR DE MESES

La planeación de un enlace convencional suele ser de un año. Es la estimación que hacen muchas parejas, pero siempre se puede hace mucho más rápido. Para empezar, lo primero es saber cómo quieren que sea su boda, cuándo será y en que Iglesia y salón de fiestas. Cuando se tiene un plazo de tiempo tan corto es posible que tengan que ajustarse a las posibilidades que se les presenten. Así que si quizás tengan un día específico en mente puede que tengan que ser algo tolerantes porque estuviera ocupado o porque el sitio en que deseen festejarlo no esté libre en esa fecha. De ahí que una de las primeras cosas a tener en cuenta a la hora de planificar una boda express es que deberán fluir y ser flexibles. Puede que incluso se les presenten opciones mejores de las que tenían previstas en principio si se abren con confianza y alegría a nuevas posibilidades.

Algunas de las cosas en las que se piensan a la hora de poner en marcha una boda express, es tener los espacios en los que tengan lugar la celebración del enlace y del festejo, un chef o restaurante que se encargue de la comida (aunque en estos casos de premura lo mejor sería que lo ofrezca el salón), un fotógrafo que se encargue de documentar el día y una decoración que sea predominante en toda la celebración y acorde con la pareja de novios.

¡PERMITANSE SER AYUDADOS!

Sin importar si tienen en mente una boda grande con muchos invitados, o una más reducida con un pequeño grupo de amigos y familiares en una celebración íntima, lo cierto en éste primer punto es que el número de invitados es lo de menos, porque hay aspectos que hay que trabajar así tengan cincuenta  o quinientos acompañantes. Entre esos detalles que hay que vigilar está la indumentaria de ambos, fotógrafo, papeleo, invitaciones… puede que sean muchas cosas para gestionar por solo dos personas en poco tiempo así que no duden en pedir o aceptar la ayuda necesaria.

La ayuda podría ser la de algún profesional, debido a que cuando se trata de organizar una boda en un breve lapso contar con los servicios de un wedding planner es una buena opción. Es la forma en que podrás disfrutar de la celebración de tus sueños quitándote mucho del trabajo que conlleva organizarla. Sin embargo, si no pueden o quieren acceder a éste tipo de servicio por el motivo que sea, también tienen la opción de pedir ayuda a amigos y familiares cercanos, te aseguro que ellos estarán encantados ya que a muchas personas les gusta participar en tan importante acontecimiento, además hay personas muy creativas y proactivas a nuestro alrededor, solo es cuestión de pedir. Lo mas importante si deciden ayudarse por algunas personas es tomarse un tiempo para explicarle a esa o a esas personas cual es exactamente la idea que tienen sobre el evento, para que con toda confianza y entendiendo el concepto que ustedes están buscando, puedan hacerse cargo de detalles tales como hacer pagos, recoger pedidos o incluso tomar alguna decisión en los pequeños detalles. Tienen que ser personas que les quiten trabajo y estrés, no que lo incrementen.

DE LO GENERAL A LO PARTICULAR

El tiempo es muy importante, así que no pueden permitirse pensar y repensar las cosas veinte veces. Para poder montar una boda en apenas unas semanas deberán tener las cosas claras desde el principio y decidir con rapidez. No quiero decir que tomen decisiones precipitadas, pero si con agilidad y sin permitirse muchos cambios en el camino. Por ejemplo, habrá cosas que han de resolver en una tarde, que no pueden pasar dos semanas pensando si les gustan más los centros de flores en tonos rosas o amarillos. Incluso es buena idea dividir algunas tareas entre ambos para avanzar con mayor fluidez.

Existen tres puntos generales, de los cuales se debe partir a la brevedad posible:

– Lista de invitados

– Fecha

– Lugar de la celebración (incluye Iglesia y salón de eventos)

Así como ustedes tendrán poco tiempo para organizar la boda, consideren que también los invitados. Así que para evitar bajas no deseadas, lo mejor es avisarles cuanto antes de qué día será el enlace. Aunque no puedan entrar en más detalles o incluso no dispongan de la invitación físicamente, comunícaselo para que lo puedan agendar y organizar su tiempo.

También es importante determinar desde el primer momento el presupuesto del que disponen. El hecho de tener que organizar una boda express no quiere decir que tengan que pagar por ello un costo muy alto. Soliciten de preferencia siempre que sea posible más de un presupuesto, analicen varias opciones y estén listos para negociar dentro de lo posible ajustándose siempre a la cantidad pactada entre ustedes, porque en caso contrario el incremento puede ser muy grande.

Para su tranquilidad, vivir en los tiempos modernos tiene sus grandes ventajas, así que no olviden tomar en cuenta que el internet puede ser un gran aliado de la organización de su enlace matrimonial. Hagan grupos de conversación con las personas que forman el equipo de planeación para que estén todos comunicados y enterados de los avances al momento, aprovechen ratos que tengan libres para explorar los sitios web y tiendas varias en el tema de las bodas. Les darán muchas ideas y encontrarán oportunidades en el horario en el que sus actividades se los permitan.

Revisen otro de nuestros artículos disponibles en éste blog, donde se refiere una lista exacta de todas las tareas que se sugieren para la planeación de la boda. Hagan su propio check list con personas asignadas para cada una de las actividades y revisen periódicamente los avances para ver si alguien necesita apoyo en su tarea.

Después de la fecha, invitados y lugar, la comida, bebida, música, vestido y argollas siguen en el orden de importancia y no deberán faltar. Hablando de las argollas, pueden apoyarte sin dudarlo en Amore Mío, tienda especializada en la Joyería fina relacionada con una de las grandes decisiones de vida: El matrimonio. Por lo tanto, sin agobiarse y con toda la confianza pidan ayuda por cualquiera de los medios de los que disponemos. En alguna de nuestras sucursales en CDMX y Guadalajara, o bien en nuestro sitio WEB o vía Facebook, estamos siempre atentos para atender cualquier solicitud. Argollas de oro blanco, oro amarillo, oro rosa o combinadas, les están esperando en una gran variedad de estilos y diseños para satisfacer los gustos más exigentes, de la misma forma que una gran variedad de churumbelas que son cada día mas utilizadas como aliaza en las manos de las damas.

Así que ánimo, tengo la seguridad que con una buena organización, confianza, determinación y trabajo en equipo, su celebración tendrá los mismos resultados que cualquier otra planeada con mucho mas tiempo. Y no olviden disfrutar cada parte del camino… y no pensar solo en la meta.