EL SEGUNDO VESTIDO DE LA NOVIA

EL SEGUNDO VESTIDO DE LA NOVIA

EL SEGUNDO VESTIDO DE LA NOVIA

Las tendencias actuales en segundos vestidos de novia, una elección cada vez más popular en el mundo de las bodas. Este enfoque permite a las novias tener un atuendo más formal y tradicional para la ceremonia, mientras que optan por un segundo vestido más festivo y relajado para la recepción. Te contamos más de esta tendencia

¿De dónde surge?

A lo largo de la historia, el estilo de los vestidos de novia ha experimentado una evolución constante, reflejando cambios culturales y sociales. Desde la popularización del vestido blanco gracias a la Reina Victoria de Inglaterra hasta las tendencias contemporáneas, la moda nupcial ha sido testigo de una diversidad de influencias y preferencias. En este contexto, una tendencia que ha ganado terreno en los últimos años es la elección de dos vestidos de novia: uno para la ceremonia y otro para la fiesta.

Este fenómeno ha sido particularmente notable en el año 2023 y continúa siendo relevante en el 2024, con más novias optando por esta opción dual. La idea detrás de esta elección es la posibilidad de cambiar de look, sorprender a los invitados y adaptarse al ambiente festivo de la celebración.

Ventajas

Esta opción ofrece múltiples beneficios, desde adaptarse al estilo específico de la boda hasta brindar mayor comodidad y libertad de movimiento durante la celebración. Además de tener la oportunidad de ajustarse aún más al estilo de tu boda, asegurándote de que tu atuendo sea coherente con la temática y la atmósfera del evento. Esto te permite expresar tu personalidad y seguir tu propio sentido del estilo, incluso si tus preferencias varían entre lo clásico y lo bohemio.

Por otro lado, ofrece una mayor libertad para bailar y disfrutar del momento sin restricciones. Su diseño más cómodo facilita el movimiento y hace que actividades como ir al baño sean menos complicadas. Por último, contar con un segundo vestido también puede brindarte tranquilidad en caso de posibles accidentes durante la celebración, permitiéndote relajarse y disfrutar del día sin preocupaciones sobre dañar tu atuendo principal.

¿Cómo debe de ser?

El segundo vestido de novia es una oportunidad para lucir un estilo más atrevido y sensual, sin perder la elegancia característica de una novia, se destacan por su carácter rompedor y arriesgado, con detalles como pedrerías, transparencias, y escotes pronunciados en la espalda. En contraste, los primeros vestidos tienden a ser más sobrios y clásicos, con elementos como puntilla francesa y velos largos.

Puedes optar por escotes pronunciados hasta detalles arriesgados, estos vestidos ofrecen variedad y personalidad, les permiten a las novias expresar dos facetas de su personalidad en un mismo evento. Algunos diseñadores optan por crear looks compuestos por varias piezas intercambiables, ofreciendo versatilidad sin perder la elegancia.

¿Cuándo se debe cambiar?

El momento ideal para cambiar de vestido es después de la ceremonia y antes de comenzar la celebración. Puedes optar por mantener tu primer vestido durante el banquete y luego cambiarlo antes del baile nupcial, para mayor comodidad y libertad de movimiento. Otra opción es hacer el cambio después del cóctel de bienvenida, especialmente si la boda sigue una temática específica, permitiendo lucir un diseño más acorde con el estilo y la decoración del evento.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR Ver todo