Las vueltas de la vida

Las vueltas de la vida
Bien dicen que la vida da muchas vueltas y para nada es mentira, Nora, una de nuestras lectoras destacadas nos cuenta su historia de amor, que nos recuerda que todo es efímero, sin embargo, lo que tiene que ser parte de nuestras vidas, encontrará la manera para estar en el momento adecuado para nosotros.

Recuerdo muy bien mi primer día en el último año de la prepa, estaba muy emocionada porque en un año estaría en la universidad estudiando lo que más amo, pues siempre he querido dedicar mi vida al cuidado de los animales. Como todos los años entre al salón con mis amigos y escogimos donde nos queríamos sentar, pero ese año todo cambio. La primera vez que vi a Carlos fue cuando se estaba presentando, pues era el chico nuevo del salón y para ser honesta nunca nadie me había llamado tanto la atención como él.

Los días pasaron y me empecé a dar cuenta que Carlos me buscaba la miraba, fue en ese momento en el que pensé que seguramente yo también le llamaba la atención. Fue hasta que nos asignaron un trabajo en equipo cuando platicamos por primera vez y ahí me di cuenta de que todo me encantaba de él, sus ojos cafés, su barba que todavía no le salía completa y su sonrisa pero lo que me terminó de cautivar fue su forma de ser conmigo.

Para no hacerles el cuento largo, Carlos y yo empezamos a salir y a los pocos días nos hicimos novios, pues los dos sentíamos que ya nos habíamos conocido y la química era estupenda, sin embargo, no todo era color de rosa, como todas las relaciones tuvimos nuestras altas y bajas. Fuimos novios durante un año pero tuvimos que terminar la relación porque él se fue a estudiar a Madrid y yo tenía mis planes aquí y la verdad ninguno de los dos quería tener una relación a distancia, además de que Carlos no tenía planeado regresar a la ciudad.

A pesar de que cada uno siguió su camino, seguíamos en contacto pues somos muy buenos amigos. Terminé la carrera de veterinaria y no había nada que me hiciera más feliz que trabajar en lo que más quería desde pequeña, fue entonces cuando me comentaron que había una vacante en uno de los mejores hospitales veterinarios de Madrid, por lo que me postule enseguida y me ofrecieron el trabajo. Yo ni me la creía, estaba a punto de dejar mi vida aquí para empezar una nueva allá y por supuesto la primera persona en enterarse fue Carlos.

Desde que fuimos novios, los dos decíamos que nuestro sueño era tener una familia juntos y por supuesto que al enterarse me pidió que me fuera a vivir con él y acepte. Hace dos meses cumplimos 5 años de estar juntos y la mejor sorpresa que me pudo dar fue proponerme matrimonio en nuestro aniversario, hoy escribo parte de nuestra historia con el anillo de compromiso más bonito del mundo en mi dedo y muy emocionada por lo que la vida tiene preparado para nosotros porque se que todavía nos falta un largo camino por recorrer juntos.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR Ver todo