Perdonar las infidelidades.

Perdonar las infidelidades.
La situación en sí genera opiniones divididas desde el inicio sobre qué acciones consideramos como infidelidades, podrían ser mensajes de coqueteo, salir con alguien que les atrae, un beso o ir más allá, además de la frecuencia o situación, es decir, fue solo una vez en una reunión o llevan tiempo estando juntos y nos hace sentir que la infidelidad se siente más como una segunda relación que involucra sentimientos y otras formas de compromiso emocional. A partir del conocimiento de la infidelidad muchas preguntas vendrán a nuestra mente:

¿Acaso fue mi culpa, no he dado todo de mí? ¿Fue una situación momentánea o están involucrados sentimientos reales por la otra persona? ¿Podré confiar de nuevo en mi pareja?

Vayamos paso a paso y primero tratemos de definir ¿Qué es perdonar? Del latín perdonare (per-completamente, donare, regalar) hace referencia a regalar completamente algo, en este caso, el olvido del acto o aceptación de las disculpas de la otra persona.

Esto quiere decir que al momento de perdonar una infidelidad se le está liberando de esa deuda que podría adquirir por haber traicionado la confianza dada y dejar la acción en el pasado.

Sin embargo, no podemos perder de vista que cuando sabemos sobre la infidelidad de nuestra pareja, nuestra relación cambiará drásticamente, las dudas, incertidumbres y culpas serán un elemento que se hará presente durante la crisis y posteriormente en la relación si se decide continuar con ella.

En ese momento solo habrá dos caminos, aceptar o no las disculpas y terminar la relación o perdonar la infidelidad y querer continuar con ella. Cualquiera que sea el caso es necesario dejar una cosa en claro:

Quien es responsable es aquel que cometió la infidelidad, no quien fue engañado.

Lo anterior es importante para no caer en situaciones donde se culpe, responsabilice o manipule a la persona que le fueron infiel y la situación se invierta y creer que fue justa o merecida aquella acción.

No perdonar la infidelidad

En el primer escenario, se podría perdonar la acción y no continuar con la relación, soltar y entender que quizás la infidelidad tuvo una gran carga emocional y lo mejor será no seguir con aquello que nos lastimó o que simplemente la confianza se quebrantó de una manera tan fuerte que difícilmente será reconstruida, sin embargo, no se le tiene rencor.

O, por el contrario, terminar y decidir no perdonar la traición, en este panorama, no se le regala o libera de la culpa de sus acciones y la otra persona deberá vivir con ello.

Como sea que suceda, terminar la relación es una decisión que nos puede brindar tranquilidad y evitar vivir con dudas e inseguridades.

Perdonar la infidelidad

El segundo escenario es un acto de comenzar de cero, como ya se mencionó antes, en esta situación, se tendrá que entender que la incertidumbre sobre si será infiel de nuevo será una sensación latente durante la nueva relación.

Y aquí se debe poner en juego saber si podemos dejar la acción en el pasado y no traerla al presente cada vez que algo nos haga sentir inseguros o estar señalando en cada discusión la falta de nuestra pareja.

Uno de los principales motivos para perdonar la infidelidad, además del amor que se siente por la otra persona, es el sentimiento de mantener lo que se ha construido a lo largo de la relación y el valor atribuido por ambos para intentar sobreponerse a la infidelidad, concebir que lo anterior fue un error que puede ser reparado y que ambos tienen el compromiso y la intención de trabajar en ello.

En este caso el compromiso debe refrendarse con acciones y cambios, hablar sobre lo que llevó a nuestra pareja a decidir ser infiel y sobrellevar de una forma emocionalmente madura las conversaciones incómodas, asumir responsabilidades y ser honestos, lo anterior es clave para ir aclarando el panorama sobre cómo mejorar, convivir y asimilar la infidelidad.

Cualquiera de los dos escenarios, nos exigirá un conocimiento emocional, basado en que podemos o no aceptar y cómo lidiar con ello, elegir lo que nos haga sentir que fue la mejor decisión para uno mismo y trabajar en la asimilación de esa decisión.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR Ver todo