RAZONES PARA ELEGIR ORO BLANCO EN LOS ANILLOS

RAZONES PARA ELEGIR ORO BLANCO EN LOS ANILLOS

El oro blanco, un material apreciado en el mundo de la joyería, ofrece una alternativa elegante y duradera para la creación de anillos y otras piezas. Aunque el oro puro es demasiado suave para ser utilizado en joyería, el oro blanco, una aleación de oro y otros metales blancos, proporciona la resistencia y la estética deseada. Es por ello que es uno de los materiales favoritos para anillo de compromiso, aquí te lo explicaremos.

Un poco de historia

La historia del oro blanco en la joyería y los anillos de compromiso es un relato fascinante de evolución técnica y adaptación a los cambios en los gustos estéticos de los consumidores. Su uso se remonta al principio del siglo XX, cuando los joyeros buscaban una alternativa duradera con apariencia similar a la plata o el platino. Experimentaron con aleaciones que mezclaban oro con metales blancos como paladio, níquel y plata, perfeccionando las técnicas de fabricación con el tiempo. Esta mezcla logró el aspecto deseado, y con la mejora en las tecnologías de aleación y revestimientos, el oro blanco se volvió cada vez más popular en la joyería y, especialmente, en la fabricación de anillos de compromiso.

Composición

El oro blanco, una elección popular en la joyería contemporánea, se logra mediante la combinación de oro puro con otros metales en una aleación. Esta mezcla, que varía según el orfebre, suele incluir elementos como paladio, níquel, zinc y plata, entre otros, para lograr distintas tonalidades y propiedades. Por ejemplo, un anillo de oro blanco de 18 quilates contiene un 75% de oro puro y un 25% de otros metales, mientras que uno de 14 quilates tiene un 59% de oro puro. Aunque el oro blanco comparte muchas características con el oro convencional, como la durabilidad y el valor intrínseco, su principal distinción radica en su color y en las cualidades específicas que adquiere gracias a la aleación utilizada. Es importante verificar la autenticidad y calidad del oro blanco buscando el sello de contenido, que suele estar grabado en el interior de la joya y certifica su pureza, siendo comúnmente identificado con el código "au750" en nuestras piezas.

Mayor resistencia

Además de su atractivo estético, el oro blanco ofrece numerosos beneficios gracias a su durabilidad excepcional y su capacidad para mantener su brillo a lo largo del tiempo. Esta resistencia al desgaste diario lo convierte en una opción ideal para los anillos de compromiso, ya que es menos propenso a rayarse o deformarse en comparación con el oro amarillo puro. Su longevidad garantiza que la joya conserve su aspecto y estructura incluso después de décadas de uso. El recubrimiento de rodio, comúnmente aplicado al oro blanco, protege el metal de la decoloración y la oxidación, asegurando que el anillo mantenga su brillo y blancura con el paso del tiempo, lo que requiere menos mantenimiento.

Por otro lado, su resistencia también permite una mayor versatilidad en los diseños de anillos, lo que le otorga un valor a largo plazo tanto emocional como económico, convirtiéndo en una opción ideal como herencia familiar.

Combina con todo

El oro blanco, reconocido por su versatilidad, ya que puede complementar una amplia variedad de piedras preciosas y diseños. Su tono neutro se combina perfectamente con diamantes y prácticamente cualquier otra gema, lo que lo convierte en una opción ideal para parejas que desean un anillo que se adapte a su estilo personal. Además, si ya tienes otras piezas de joyería en oro blanco o con acabados plateados, un anillo de compromiso en este metal se integrará de manera armoniosa con tu colección existente, ofreciendo un conjunto cohesivo y elegante.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR Ver todo